Por el Comité Editorial Blog IVI Dono

implante capilar-portada

Donde hay pelo hay alegría, ¡hazte un implante capilar!

El implante capilar, cada vez son más los jóvenes que recurren a él.

Una de las pesadillas de muchos hombres es la de quedarse calvos. Esta “maldición” suele aparecer a diferentes edades y, desde luego, no es lo mismo quedarse calvo antes de los 30 que después de los 60 ya que, a lo largo del tiempo, el porcentaje de calvos tiende a aumentar. Sin embargo, además de los clásicos consejos para asumirlo y no acabar peinándose a lo “cortinilla”; existe hoy en día la posibilidad de realizar un implante capilar. Si realmente quieres hacerte un implante capilar, lo debes hacer para verte tú bien, no porque haya apps para ligar donde lo recomienden.

Ante todo, hay que señalar que el implante capilar no es un método válido para cualquier tipo de calvicie, ya que es únicamente aplicado a la llamada calvicie androgenética; es decir, a aquella producida por factores hereditarios que no tienen nada que ver con cualquier otro tipo de enfermedad o estrés.

¿Qué es exactamente un implante capilar?

Muy sencillo. El implante capilar se basa en extraer los folículos pilosos situados en la parte trasera de la cabeza o de los laterales (que permanecen siempre y donde nunca se pierde pelo) y colocarlos en la parte superior de la cabeza, donde nos estábamos quedando calvos. Todo este proceso se realiza bajo anestesia local en un hospital debidamente autorizado y acondicionado y tiene una duración comprendida entre las 2 y las 8 horas.

implante capilar

El implante capilar es una alternativa a la calvicie

Durante esta intervención, lo que hace el cirujano es tomar partes de la piel con el pelo y colocarlas en la zona afectada por la calvicie; de forma que si cortamos el pelo seguirá saliendo, ya que no es el pelo únicamente lo que se mueve, sino también toda la raíz que hace que siga saliendo. Además, hay que señalar que a la hora de realizar un implante capilar hay tres técnicas diferentes de extracción de los folículos.

  • La técnica FUS (Folicular Unit Strip Surgery); en ella se utiliza un bisturí para hacer cortes longitudinales del pelo. Presenta la desventaja de que al usar este método la cicatrización de la zona afectada es lenta y tarda más en recuperar y podría limitarnos el corte de pelo a tener después de la operación si queremos que la cicatriz no sea visible. Además, en esta técnica se usan tanto folículos aptos como no aptos pues se cogen todos en bloque.
  • Otra técnica es la FUE (Folicular Unit Extraction), en el que las unidades foliculares se van extrayendo una a una y no en bloque a través de un instrumento específico. En este proceso no hay cortes ni suturas y la cicatrización es mucho más rápida. Presenta el inconveniente de durar mucho más en su aplicación (sesiones de 12-14 horas frente a 6 horas del anterior) pero tiene la ventaja de permitirnos seleccionar los mejores folículos.
  • Por último, la tercera técnica utilizada es una FUE robótica, en la que la intervención no es humana sino que es un robot el encargado de extraer los folículos. Se basa básicamente en lo mismo que la técnica anterior pero, al utilizarse un robot, el implante capilar tendrá más éxito, pues este robot sólo escoge aquellos folículos que son totalmente aptos y aplica en ellos la precisión necesaria que supera en mucho a la de los seres humanos. Por supuesto, todo el proceso está supervisado por un cirujano.

Finalmente, en lo relativo al coste de los implantes capilares podemos ver que el precio total variará en función de la técnica empleada y de otros factores (como la cantidad de superficie afectada por la alopecia) los precios varían según la intervención que queramos realizarnos, podíamos decir, que oscila entre los 5.000-8.000€ por lo que, sin ser algo barato, no es excesivamente caro.

Categorias

Síguenos

Último video