Chico fit: por qué renunciar a la fast food

Si eres un chico fit que se cuida y hace ejercicio, aprende por qué debes dejar de consumir fast food. Elimínala ya de tu dieta y evoluciona

Una de las desventajas de la vida moderna es la proliferación de restaurantes de comida rápida. Ya sea un bocado rápido antes de ir al cine o una hamburguesa improvisada con amigos, siempre viene de paso un restaurante fast food. Pero, ¿sabes cómo afecta a tu cuerpo este tipo de alimentación?

Si eres un chico fit que se cuida y hace ejercicio, definitivamente no es la mejor opción, aunque sea una cosa más bien esporádica, a modo de premio. Son comidas con un alto nivel calórico, aditivos químicos, conservantes, etc. Piénsalo, esta alimentación no es la buena opción para un chico fit que está a dieta y hace ejercicio para mantenerse en forma.

¿Por qué renunciar a la fast food?

Según un estudio científico de la Universidad de Princeton (en Estados Unidos), este tipo de comida, además de poseer un bajo nivel nutritivo y alto contenido calórico, resulta especialmente adictiva. Es pesada para tu estómago, lo que provocará una mala digestión.

La fast food, además, propicia el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, diabetes u obesidad. Ingerir comida basura no solo nos ayudará a conseguir los resultados deseados tras horas de gym y ejercicio, sino que nos ayudará a ganar peso en forma de grasa.

Los inconvenientes de comer fast food son muchos. Una dieta en la que la comida basura tenga un peso importante también provocará apnea del sueño, por lo que probablemente durmamos mal y no descansemos. También acelerará nuestro envejecimiento.

 

puedo ser donante de semen

Apuesta por una alimentación sana

El primer paso para ser un chico fit es eliminar la basura de tu alimentación y apostar por una dieta sana y equilibrada. Es más fácil de lo que parece. Como hemos visto, las razones para decirle adiós a la fast food son muchas.

Una buena manera de asegurarte que cumples con tu propósito es preparar siempre tus alimentos en casa. Comprar comida precocinada o ya preparada te alejará más fácilmente de tus objetivos y, además, no te permite tomar el control absoluto sobre tu alimentación.

Una vez nos concienciemos y decidamos dar el paso, debemos sentarnos y organizar nuestra dieta de una forma planificada y lógica. Comienza haciendo una lista de comidas equilibradas y sanas que seas capaz de elaborar y compra los ingredientes que necesites para ello. Planificando tus comidas con anterioridad te ayudará a no caer en impulsos y caprichos y así poder mantenerte en tu apuesta por una alimentación sana.

Si comes habitualmente pizzas, hamburguesas y similar, prueba primero reduciendo su consumo y su periodicidad. Te será más fácil y, a su vez, más efectivo que dejar su consumo de forma radical. Sustitúyelo por alimentos ricos en proteínas que te ayuden a cuidarte.

Aunque no lo creas, la comida rápida puede ser el elemento clave que te aleja de ser un chico fit. Alimentarse a base de altos contenidos en grasas, azúcares y todo tipo de aditivos no son para nada sanos y pueden desembocar en todo tipo de enfermedades. Contra ello, es recomendable apostar por una alimentación saludable que puedas combinar con la tonificación ¿Te sumas a la health food?

Tambien te puede interesar