estrés sexualidad masculina

Estrés y sexualidad

Cómo combatir los efectos del estrés en la sexualidad masculina. Existen distintos tipos de terapias psicológicas y basadas en fármacos, pero nuestros remedios no van abordar este tipo de soluciones.

La sexualidad es una parte muy importante de nuestras vidas y se puede ver afectada negativamente por el estrés. El estrés puede estar generado por el ritmo de nuestras vidas. Si vamos a trabajar en coche y estamos parados en atascos, problemas con nuestros hijos o crisis laborales son las principales causas.

El estrés provoca frustración, rabia y ansiedad que puede desembocar en pérdida del deseo sexual. Pero esa no es su única consecuencia. Los síntomas más comunes son la fatiga física y mental, irritabilidad y problemas para conciliar el sueño.

En este artículo nos vamos a centrar en cómo combatir los efectos del estrés en la sexualidad masculina. Existen distintos tipos de terapias psicológicas y basadas en fármacos, pero nuestros remedios no van abordar este tipo de soluciones.

Hablar con nuestra compañera/o.

Es lo más importante. La comunicación debe de ser lo más transparente posible para afrontar juntos este inconveniente. Es por ello que no se deben mantener relaciones sexuales “por obligación”, ya que generalmente sólo desembocará en una sensación de frustración que no contribuye en absoluto al problema.

el estrés sexualidad masculina

Aprender a relajarse

Estudiar técnicas de relajación es crucial y no se debe de infravalorar. La meditación, estiramientos o repeticiones de respiraciones profundas son de gran ayuda para reducir el estrés y sus efectos en la sexualidad masculina. No obstante, hay otros métodos como el de Jacobson, el método Silva o el de Schultz. que también ofrecen grandes beneficios.

Comer bien

Hay que mantener una dieta saludable y consumir alimentos que ayuden a generar testosterona y dopamina. Ejemplos de estos son los huevos, las nueces, los aguacates, las ostras, las legumbres y los plátanos. Por el contrario, abusar de bebidas alcohólicas y una alta ingesta de grasas no saludables hacen un flaco favor a combatir los efectos del estrés en la sexualidad masculina.

Hacer deporte

Ser físicamente activo tiene una gran cantidad de beneficios más allá de recuperar el deseo sexual. También ayuda a mejorar la potencia sexual gracias al aumento de endorfinas y testosterona. Otro beneficio es el mayor aguante físico a la hora de mantener la relación sexual. Además, combate el estrés gracias al aumento de las endorfinas mientras lo practicamos. Es por ello que los médicos recomiendan realizar un mínimo de 30 minutos al día de deporte.

Por todos los motivos que hay en este artículo hay que tomarse en serio el estrés y sus efectos en la sexualidad masculina. Abordando este problema y solucionándolo seremos más felices.

Tambien te puede interesar