Pene de sangre o pene de carne: ¿sabes las diferencias?

¿Conoces las diferencias entre el pene de sangre y el pene de carne? Te contamos en qué se diferencian y sabrás en cual sentirse identificado.

El tamaño del pene ha obsesionado a los hombres durante siglos. De hecho, es uno de los temas más recurrentes y, también, uno de los factores que más afecta a la hora de decidirse a visitar al urólogo. Por eso, para clasificar un poco mejor los tipos de penes normales que existen, se han inventado conceptos como el “pene de sangre” y el “pene de carne” de los que os hablaremos hoy.

El complejo de tener un pene pequeño es uno de los más habituales entre los hombres. De forma injusta, se ha asociado el tamaño del miembro a la capacidad de satisfacer a la pareja. Y si bien es cierto que por debajo de cierto tamaño esto es bastante difícil, no menos cierto es que la inmensa mayoría de hombres tienen un pene lo suficientemente grande como para satisfacer a su pareja sexual y llevarla al orgasmo.

Por eso, porque el tamaño del pene es un tema que se ha estudiado mucho, hay quien ha teorizado la existencia de dos grandes tipos de penes entre los hombres. Se trataría por una parte, del pene de carne y por otra, del pene de sangre. ¿Qué son? ¿En qué se diferencian? En este artículo os lo contamos ya que, según lo que pase cuando están en erección o en reposo, entrarán dentro de una de estas dos categorías. ¿En cuál de las dos estaría el tuyo?

Pene de carne: grande que crece poco

Si en alguna ocasión has visto a un hombre en un vestuario después de practicar deporte con un gran miembro, probablemente hayas estado ante un hombre con un pene de carne. Se trata de penes que son de gran tamaño cuando están en reposo.

La gran mayoría de su masa está ocupada por tejido y eso hace que las cavidades para la sangre sean muy pequeñas. Esto hace que su tamaño durante el reposo sea considerablemente grande, pero que, sin embargo, no crezca demasiado al pasar a un estado de erección.

Es decir, si estamos viendo un pene de carne o de 15 centímetros, lo más probable es que no crezca mucho más una vez que se ha llenado de sangre en el proceso de erección.

Pene de sangre: pequeño que crece mucho

El pene de sangre, sería el caso contrario al pene de carne. En este caso estaríamos ante un miembro viril con muy poco tejido. Sin embargo, esta ausencia de tejido y de, carne, lo que hace es hacer que haya más espacio para que entren en la sangre durante la erección. Por lo que la diferencia de tamaño entre el pene en reposo y el pene en erección sea mucho mayor que en su homólogo el pene de carne.

Así, un pene de sangre que me da en reposo 8 centímetros podría llegar a doblar su tamaño. De tal forma que ganase prácticamente otro tanto.

Como vemos, ya sea en nuestro un pene de sangre o un pene de carne, lo importante de cara a nuestra propia satisfacción sexual y a la satisfacción sexual de nuestra pareja (sea hombre o mujer) es el hecho de que tengan un tamaño adecuado en erección. Así, el tamaño que el pene tenga en reposo no es especialmente relevante para disfrutar de un buen sexo en la cama.

De esta forma, puedes ver si el pene que tienes, es un pene de sangre o un pene de carne. No obstante, recuerda que el tamaño no es lo más importante a la hora de satisfacer a nuestra pareja, sino mucho más importante es cómo lo utilizamos.

Tambien te puede interesar

¿Sabías que comer espinacas es dopaje para muchos deportes? Te contamos el por qué hay personas a favor y otras en contra que se consideren dopaje.

31 julio, 2019