¿Y no poder ser donante es sinónimo de ser infértil?

¿Crees que por no poder ser donante es sinónimo de ser infértil? Te contamos todas las razones y el por qué.

La donación de semen ha abierto el debate de cómo detectar si un hombre es o no infértil. Para poder hacer este diagnóstico clínico, el donante debe someterse a diferentes evaluaciones, sin embargo, una situación no está directamente ligada a la otra, ya que el perfil del donante se determina por diferentes condiciones a la infertilidad. Antes de hacer una sentencia es importante entender los procesos.

Para determinar que un hombre es infértil se deben hacer diferentes evaluaciones, pero hay mucho mitos y verdades sobre este tema, por lo general la infertilidad se diagnostica a hombres que buscan procrear de manera tradicional, y al no lograrlo con su parejas cuando se procede a hacer la evaluación.

Ser diagnosticado como infértil no cierra la puerta a la donación

El proceso de selección de donantes es muy riguroso e incluye muchos criterios como antecedentes familiares específicos, analíticas y características del semen. Es posible que estos criterios no tengan relación alguna con la capacidad del individuo de procrear de una forma natural y se deben únicamente a la aplicación estricta de la ley o de las recomendaciones de asociaciones científicas para la selección de donantes.

Ser infértil puede tener solución

Una vez que se decide hacer una donación al banco de semen, es cuando se empieza a estudiar el perfil del donante. Conocer cómo es su estilo de vida, su alimentación, su perfil cardíaco y otros requerimientos de rutina, entre ellos, el estudio para determinar la calidad de la donación. Ante el diagnóstico de algún problema de fertilidad, se puede idear un tratamiento para solucionar esa realidad.

El perfil infértil en algunos casos puede ser reversible.

Casos como la obesidad, el abuso de sustancias y otros impactos negativos para el organismo, pueden ser erradicados con disciplina, dieta y un cambio de raíz del estilo de vida. Una vez se logre dar espacio a una dinámica más saludable, es muy probable que lo que una vez fue diagnosticado como infértil, ahora no lo sea, si de verdad se logran cambiar esos aspectos.

Es importante recordar que no poder ser donante no tiene por qué relacionarse directamente al hecho de ser infértil. Los estudios previos pueden arrojar resultados que determinan que la persona no debería ser donante, en un universo de posibilidades, de las cuales algunas sugieren que no sea donante, es decir, puede que sea fértil, pero algunos rasgos de salud se podrían ver comprometidos si decide ser donante.

Tambien te puede interesar