fertilidad

¿Mi ritmo de vida influye en mi fertilidad?

Conoce cómo el ritmo de vida afecta a la capacidad de los hombres de donar semen.

A la hora de querer concebir un hijo o de donar semen, muchos hombres se hacen las mismas preguntas: ¿Qué factores determinan mi fertilidad? ¿Cómo afecta el ritmo de vida a mi fertilidad?

El estilo de vida lo incluye todo: desde el tipo de trabajo que tienes, hasta los hábitos alimenticios, pasando por la rutina deportiva que practicas, tu nivel de actividad social y la cantidad de estrés al que estas sometido cada día. Por eso, para entender en qué afecta el estilo de vida a tu función reproductiva y la posibilidad de ser donante de semen, se hace necesario analizar uno a uno los diferentes factores que pueden llevar a que un hombre adulto no sea fértil.

Factores que afectan a la fertilidad

Sobrepeso y obesidad

El sobrepeso afecta negativamente a muchos aspectos de nuestra salud, incluyendo la fertilidad. De hecho, están catalogados como un grave problema de salud en la sociedad moderna y se pueden relacionar con los problemas que tienen algunas parejas para conseguir un embarazo.

En el caso de los hombres, hay evidencia de una disminución de la calidad espermática cuando existe sobrepeso u obesidad. Es por ello que muchas clínicas de fertilidad no pueden donar semen hombres con un peso elevados.

fertilidad

Estrés

No hay duda que el estrés tiene una enorme influencia sobre nuestro estado de ánimo, sentido de bienestar, comportamiento y salud.

En los hombres, el estrés puede:

  • Disminuir la cantidad, el movimiento y la forma de los espermatozoides.
  • Puede generar otras alteraciones como la impotencia, la eyaculación precoz o la eyaculación retrógrada.

Algunas actividades ocupacionales con altos niveles de estrés se pueden asociar a niveles disminuidos de testosterona, disminuyendo el potencial reproductivo. Es por ello que, si sufres de mucho estrés, es posible que sea más difícil ser donante de semen.

Tabaco

El humo de tabaco contiene más de 4000 componentes, incluyendo docenas de carcinógenos o sustancias venenosas y más de 300 hidrocarburos policíclicos aromáticos. Estos afectan los principales parámetros seminales, como son la cantidad, movimiento y forma.

Además, las concentraciones de cotinina, el metabolito de la nicotina, en el semen, están relacionadas proporcionalmente con un deterioro en la forma de los espermatozoides.

Alcohol

El alcohol es una sustancia psicoactiva, depresora del sistema nervioso central y con capacidad de causar dependencia. Sus efectos sobre la fertilidad masculina están bien estudiados, ya que su consumo estaba asociado más a hombres que a mujeres.

La exposición crónica al etanol puede afectar las estructuras internas de los testículos, y ocasionarte una mala resaca. También se ha asociado a menores niveles séricos de testosterona, debido a un aumento en su eliminación del plasma sanguíneo, y a concentraciones de prolactina y estradiol superiores a lo normal.

El alcohol puede causar un deterioro significativo en el volumen seminal, así como en la concentración, movilidad y forma, llegando al punto de no producir espermatozoides cuando el consumo es agudo.

Marihuana

El cannabis, es la sustancia psicoactiva ilícita más utilizada en el mundo según la Organización Mundial de la Salud. Contiene más de 500 componentes químicos, siendo el THC el compuesto psicoactivo predominante. El THC produce síntomas de toxicidad neuroconductal, alterando todas las fases de las funciones gonadales y reproductivas.

Se ha visto un descenso en las características espermáticas, con disminución en la cantidad de espermatozoides en un tercio de los consumidores. También reduce la producción de testosterona, pudiendo producir reducción de la libido, trastornos eréctiles, y ginecomastia. Y esta es alguna de las razones por las que la donar semen no es recomendable para los chicos que consumen marihuana.

Actividad física

Hacer ejercicio es sano y mejora la función sexual. Esto es algo que en el ámbito de la urología y la andrología todos los profesionales han recomendado siempre.

La ausencia y el exceso de ejercicio están asociados a una disminución en el potencial reproductivo, ya sea por estar asociados a estados de obesidad o delgadez extremas, o por afectar directamente los niveles hormonales del ciclo reproductivo.

Sin embargo, hay ciertas actividades como el ciclismo, el motociclismo y la equitación que pueden afectar el potencial reproductivo del varón, al generar una presión excesiva en la zona perianal, o por elevar la temperatura de los testículos. Pero  hay otros deportes con los que puedes mejorar tu salud sexual con como running, natación o yoga.

Tambien te puede interesar